Time Blocking para principiantes

¿Estás cansada de escuchar “tienes que estructurar tus días” y no saber cómo hacerlo? Si no logras ser puntual, procrastinas o repites constantemente que el tiempo no te alcanza, seguramente alguien te ha recomendado “estructurar mejor tus días”. Pero, ¿cómo se hace eso? ¿cómo se estructura un día? ¿por dónde empiezas?

Tu día es un rompecabeza donde cada tarea es una pieza que tiene su lugar específico.

Tu día es como un rompecabezas donde cada tarea es una pieza con un lugar específico y para armar este rompecabezas debes saber:

1. Qué tareas o actividades tienes que hacer -> lista de pendientes.

2. Cuáles de esas tareas puedes reprogramar, eliminar o delegar -> depurar la lista de pendientes con la Solución RED.

2. Cuáles son las 3 o 4 más importantes -> priorizar.

3. Cuánto tiempo tomará completar cada una de esas actividades -> estimar.

4. Cómo bloquear ese tiempo en tu agenda y protégelo -> time blocking.


Time blocking es planificar lo que tienes que hacer en el día y luego separar esos bloques de tiempo en tu calendario. A diferencia de una simple lista de pendientes, cuando practicas el time blocking estás indicando claramente cuándo vas a comenzar y terminar cada tarea. Esta práctica aumenta considerablemente tu probabilidad de éxito.


La principal ventaja del time blocking es que minimiza las distracciones y te ayuda a enfocarte en lo que tienes que hacer durante cada bloque de tiempo.


Posiblemente te vas a horrorizar con lo que te voy a decir, pero aquí va: tu día entero debería estar dividido en bloques de tiempo. No estarás aniquilando la flexibilidad en tu día, ¡no te angusties! porque además del trabajo, también debes incluir bloques de tiempo para actividades que te aporten bienestar físico, mental y espiritual como dormir, comer, descansar y socializar entre muchas otras.


De hecho, lo primero que debes bloquear son tus no-negociables (como dormir, comer y ejercitarte así como tiempo con tu familia y tus amistades), luego tus prioridades y por último las otras actividades importantes.


¿Por qué? Porque lo que no está escrito y con fecha y hora específica rara vez se cumple. Por ejemplo, aunque sepas que ejercitarte es bueno para tu salud, si no le asignas un bloque de tiempo específico (y lo pones por escrito) lo irás posponiendo indefinidamente.


Cuando hagas time blocking en tu calendario, no escribas todos los detalles de lo que tienes que hacer para evitar que la página se vea abrumadora. Por ejemplo, bloquea tiempo en tu calendario para “llamadas de seguimiento” y lista a todas las personas que tienes que llamar ese día en tu agenda o en el cuaderno de apoyo, dependiendo de cuál es tu sistema de planificación.


El time blocking no garantiza que tu día va a salir exactamente como lo has planeado, pero te provee estructura y claridad para cumplir con tus objetivos del día.


POWERTIP: Asígnale un color diferente a cada categoría de actividad (trabajo, familia, personal, etc.), de esta forma será mucho más fácil reconocer a simple vista qué actividades te esperan en el día.


El time blocking te ayudará estructurar días productivos; sin embargo, hay una curva de aprendizaje que requerirá práctica y constancia de tu parte. Si no te sale bien la primera vez ni la segunda, persevera porque con la práctica te saldrá tan natural que ni cuenta te darás que la estás poniendo en práctica.


¿Habías escuchado sobre el time blocking? ¡Cuéntame abajo en los comentarios!


Este post lo escribí a solicitud de una de mis seguidoras de Instagram. Si tienes alguna duda que quieres que te ayude a resolver por esta vía o a través de mis posts de Instagram, déjame un comentario en @organizing.concepts o en PowerGroup Organizing Concepts y si este contenido te pareció útil, compártelo con una amiga que también se pueda beneficiar de él. Gracias por leerme y recuerda hacer tiempo para ser feliz porque la felicidad no siempre viene sola, también hay que buscarla.


Un abrazo


Sheila :)



9 views0 comments

Recent Posts

See All