Rutinas: ¿amigas o enemigas?

¿Sabes un secreto de la gente exitosa? Minimizar la cantidad de decisiones que tienen que tomar en un día. Y lo logran diseñando una serie de hábitos y rutinas que maximizan su éxito. Aunque las palabras “hábito” y “rutina” con frecuencia están asociadas con aburrimiento y monotonía, muchos famosos afirman que son la clave de su éxito. Si es así, ¿por qué tienen estas dos palabras tan mala fama?

Las rutinas te dan libertad para enfocarte en las decisiones importantes.

Las dos semanas pasadas, escribí sobre dos de los tres pilares vitales que forman las bases de mis asesorías. Hoy te traigo el tercero y último: hábitos y rutinas. Los hábitos y las rutinas son esenciales para optimizar tu tiempo. De hecho, consciente o inconscientemente tú ya te apoyas en más hábitos y rutinas de lo que muchas veces quieres admitir. Desde cepillarte los dientes cada mañana hasta lavarte la cara antes de ir a dormir, tu día está delineado por una serie de actividades que realizas automáticamente (rutinas) y hasta tu forma de hablar está salpicada por palabras que usas con frecuencia (hábitos) y que otras personas asocian contigo.


Famosos como el nadador olímpico Michael Phelps, el cofundador de Apple Steve Jobs y el expresidente de los Estados Unidos Barak Obama se apoyan en hábitos y rutinas para minimizar el número de decisiones que deben tomar durante el día. Cuando una persona tiene muchas responsabilidades en su plato, los hábitos y las rutinas les permiten ahorrar tiempo y reservar energía mental para las decisiones importantes que impactarán directamente sus resultados.


¿Alguna vez te has fijado en el ritual del tenista Rafael Nadal antes y durante un partido? Aquí te dejo un video. Nadal, como tantos otros atletas y personas exitosas sigue una serie de rituales meticulosamente creados que les permiten enfocarse exclusivamente en lo importante. Autores desde Benjamin Franklin hasta Ernest Hemingway y Stephen King, también son famosos por sus minuciosas rutinas.


Una de las rutinas más importantes es la rutina de la mañana porque es la que sentará tus bases para el resto del día. No existe una fórmula mágica para la rutina perfecta, cada quien tiene la suya. Lo importante es que tu rutina incluya solo lo que tú quieres hacer, por ejemplo, meditar, practicar Yoga, leer, orar o beberte un café en silencio. Cualquiera sea la serie de hábitos que te centren y te generen un sentido de control sobre el día que tienes por delante será la rutina para ti.


(Aquí te dejo otro video con las rutinas de la mañana de algunos famosos).


La segunda rutina más importantes es la rutina de la noche porque es la que te permitirá prepararte para una mañana exitosa. Ninguna de estas rutinas necesita ser muy larga (algunas de mis clientes tienen rutinas de apenas 15 minutos). En mi caso, me despierto a las 5:20am, me alisto para el gimnasio, abro mi app de Headspace para 5 respiraciones intencionales y leo por 30 minutos en silencio absoluto. A las 6:30am voy al gimnasio y al regresar me alisto para un día productivo. Esta rutina me permite comenzar el día con claridad y enfoque.


Es por esto que este es el tercer pilar vital que trabajo con mis clientes. Una vez que saben discernir entre lo esencial y lo trivial y valoran lo importante sobre lo inmediato, están listas para diseñar hábitos y rutinas que les permiten enfocar sus energías en lo verdaderamente importante y automatizar todo lo demás. Los resultados son mágicos.


¿Tienes una rutina que te ayuda a ser más productiva? ¡Compártela en los comentarios!


Si esta es tu primera vez leyendo mi blog, ¡bienvenida! Si ya has estado por aquí antes, ¡gracias por volver! Y si no quieres perderte ni una sola idea sobre cómo optimizar tu tiempo, sígueme en Instagram @organizing.concepts y únete a mi grupo en Facebook PowerGroup Organizing Concepts para ser parte de esta comunidad de mujeres extraordinarias.


Esta semana haz tiempo para ser feliz porque la felicidad hay que buscarla,

no siempre viene sola.


Sheila :)



Recent Posts

See All