Por qué debes tomar descansos

¿Te has dado cuenta que tus mejores ideas o la solución a un problema aparecen cuando estás haciendo una actividad inconexa? ¿Te has preguntado por qué? Eso sucede porque la creatividad aflora cuando la mente está serena y desconectada de las presiones del trabajo. Y sin embargo, nosotras insistimos en trabajar por horas y horas seguidas sin darle a la mente ese espacio necesario para estimular la creatividad.


Tomar descansos frecuentes aumenta tu productividad.

Culturalmente, tomar descansos frecuentes es considerado “de flojos”. Las mujeres sentimos que debemos estar siempre ocupadas o por lo menos “lucir ocupadas”; sin embargo, la productividad está menos relacionada con simplemente estar ocupadas y más con tomar descansos. Puedes estar todo el día ocupada y aun no cumplir con tus prioridades. Por el contrario, si estás enfocada en tus tareas y tomas descansos frecuentes y de calidad (¡revisar Instagram no cuenta!), lograrás avanzar mucho más rápido que si pasas horas sentada frente a la computadora.


El resultado de no tomar descansos frecuentes es extenuación (burnout). Una vez una clienta me comentó que pasó dos días sin poder trabajar porque se sentía agotada. Como dueña de su propio negocio, ella ponía horas y horas de trabajo cada día convencida de que así avanzaría más. El resultado fue que un día su cuerpo cedió y ya no tuvo energías para mantener el mismo ritmo de trabajo. Entonces, ¿qué es preferible, tomar descansos frecuentes o llevar tu cuerpo al límite y tener que parar de trabajar por dos días?


Reconozco que la respuesta es fácil de decir, pero no tan fácil de implementar: en nuestra mente, tomar descansos frecuentes tiene una connotación negativa. De alguna manera nos hemos metido en la cabeza que para ser productivas debemos trabajar largas horas, lo cual es falso. Está más que comprobado que trabajar largas horas sin descanso merma la productividad y limita la creatividad y la habilidad de resolver problemas.


Entonces, ¿de dónde vas a sacar el tiempo para descansos frecuentes en medio de un día complicado? Sigue estos pasos y encontrarás tiempo para aliviar ese agotamiento constante que te envuelve en tu día a día:


Escoge tus batallas: a estas alturas sabes que soy fiel creyente de esta estrategia. Decide qué realmente requiere de tu atención y libérate de todo lo demás. Este no es el momento de querer hacer de todo por todos. Enfócate en lo que es importante para ti y delega o elimina lo adicional ¿Tienes que limpiar tu casa todos los días? No. ¿Tus hijos deben estar en tres actividades extracurriculares al mismo tiempo? No. ¿Tienes que preparar menús complicados para que tu familia esté contenta? No. En pocas palabras, simplifica tu vida.


Haz menos, logra más.

Técnica Pomodoro: esta técnica te ayuda a enfocarte en la actividad que tienes que hacer durante 25 minutos y te recuerda tomar 5 minutos de descanso. Cada ciclo es entonces de 30 minutos (un Pomodoro); después de 4 ciclos completos tomas un descanso de 20 – 30 minutos. Un breve descanso de 5 minutos es suficiente para que tu mente se despeje comiences tus siguientes 25 minutos con más energía.


Haz más de lo que te gusta hacer: ya sé, se dice fácil… pero es cierto. De nuevo, no todo lo tienes que hacer tú, así que, si tu pareja es mejor que tú en algunas actividades de la casa, delégaselas. ¿Qué no lo hace igual de bien que tú? No importa, con el tiempo lo hará mejor. Tomen turnos para las actividades que ambos pueden hacer igual de bien y baja tus expectativas -piensa que estás en modo de sobrevivencia y que las exigencias no tienen cabida en tu nueva realidad.

Evita la trampa de la decisión perfecta: muchas mamás se sienten mal porque constantemente piensan que deberían saber cuál es la mejor respuesta para cada situación que se les presenta y como no la saben se sienten culpables. Estos son tiempos inciertos para todos y nadie tiene la respuesta perfecta para cada situación. Si es posible, consulta con tu pareja, tus amigas o tu grupo de apoyo, si es el caso, pero si la decisión recae enteramente sobre ti, conténtate con saber que estás tomando la mejor decisión posible con la información que tienes a la mano en este momento. No hay más nada que puedas hacer.


La vida te ha cambiado en el último año, no hay duda de eso, pero es hora de dejar de sentirte víctima de tus circunstancias y tomar el control de lo que sí puedes hacer: cuidar de ti porque si tu no estás bien nadie a tu alrededor lo va a estar. Sigue esos cuatro tips y verás cómo logras incrementar tu productividad haciendo menos.


Cuéntame por qué te cuesta tomar descansos durante el día, te leo en los comentarios. Si es tu primera vez leyendo mi blog, ¡gracias por venir! Si ya has pasado antes por aquí, ¡gracias por volver! Aprecio mucho que me hayas regalado estos minutos de tu tiempo. Para más ideas sobre cómo optimizar tu tiempo, sígueme en Instagram @organizing.concept y en Facebook en Organizing Concepts. NUEVO: si quieres ser parte de la conversación, te invito a suscribirte a mi recién formado grupo de Facebook PowerGroup Organizing Concepts, ¡suscríbete ya! Esta semana, haz tiempo para ser feliz porque la felicidad hay que buscarla.


Sheila :)



Recent Posts

See All