Mini-guía para encontrar tiempo libre

¿Qué haces cuando inesperadamente tienes 60 gloriosos minutos libres en tu día? Imagina este escenario: es el final de la tarde y estás terminando tu trabajo del día cuando de pronto tu vecina se ofrece a pasar por tu casa y recoger a tus niños para llevarlos a la heladería dejándote una hora solo para ti... ¿en qué ocupas ese tiempo libre con el que no contabas?

El tiempo libre es una decisión.

Te ofrezco dos escenarios para responder esa pregunta:


Escenario 1: te sirves una copa de vino o te preparas un té, te pones cómoda en tu silla favorita y enciendes la televisión a la vez que ojeas tus redes sociales. Cuando te das cuenta, ya tienes a los niños de regreso.


Escenario 2: aprovechas que los niños no están y limpias sus dormitorios, guardas los juguetes que llevan días regados por el suelo, recoges la ropa que dejaron fuera de su sitio y cuando te das cuenta, ya los niños están de regreso.


¿Escogerías alguno de estos dos escenarios? Espero que no.


El tiempo libre es una decisión. Tú tienes tiempo libre en tu día, solo tienes que saber reconocerlo y, sobre todo, saber aprovecharlo. Cuando inviertes ese tiempo con intención, te das cuenta de que es más frecuente de lo que pensabas. Para que aproveches al máximo ese elusivo tiempo libre te he preparado esta mini-guía que estoy segura te va a ayudar:


1. Crea tu lista de ideas. En un cuaderno, lista todas aquellas cosas que no son urgentes que te gustaría hacer. Actividades de relajación, meditar, hacer ejercicios, leer, tomarte un té con calma o hasta intencionalmente hacer nada. Tu lista no debe tener límites, el papel aguanta todo lo que tu imaginación le arroje.


2. Cambia tu percepción. El tiempo libre no siempre viene en grandes bloques de tiempo. Muchas veces el tiempo libre aparece en la forma de 15 minutos aquí y 10 allá. Utiliza la Tabla de Uso del Tiempo para descubrir esos minutos libres durante tu día. No pienses en tiempo libre solo como un bloque de horas o días, no estamos hablando de irte de vacaciones, estamos hablando de encontrar espacios de tiempo en tu día que te permitan recargarte y energizarte para seguir adelante.

3. Cambia tu paradigma. Convéncete de esto: tú necesitas (¡y mereces!) tener tiempo libre en tu día. El tiempo libre, en la forma que escojas darle, es una necesidad, no un lujo. Constantemente correr de una actividad a otra no te hace más eficiente ni más productiva. El tiempo libre es necesario para avanzar tus metas. Punto.


4. Bloquea y protege. Cuando tus días son súper agitados, bloquea tiempo libre en tu agenda. De la misma forma que bloqueas tiempo para una cita con alguien más, bloquea y protege tiempo para una cita contigo. Si tu estilo de vida no te ofrece tiempo libre espontáneamente, tú tienes el poder de hacer que suceda.


El tiempo libre es una decisión. El objetivo de esta mini-guía es que aprendas a reconocer el tiempo libre que aparece en tu día y lo aproveches con intención en vez de dejarlo escapar sin darte cuenta. Es importante buscar activamente tiempo libre, si no estás pendiente de encontrarlo, no lo vas a ver, aunque lo tengas en frente. Y, por supuesto, tienes que saber qué hacer con él cuando aparezca. Si no tienes claro qué hacer en esos minutos libres, instintivamente vas a recurrir a tu teléfono y vas a malgastar ese valioso tiempo en algo insignificante.


¿Qué piensas de la idea que el tiempo libre es una decisión? ¡Te leo en los comentarios! Si esta es tu primera vez leyendo mi blog, ¡bienvenida! Si ya has estado por aquí antes, ¡gracias por volver! Y si quieres más ideas para optimizar tu tiempo, sígueme en Instagram @organizing.concepts y en Facebook en PowerGroup Organizing Concepts para ser parte de esta comunidad de mujeres extraordinarias.


Esta semana haz tiempo para ser feliz porque la felicidad hay que buscarla,

no siempre viene sola.


Sheila :)

14 views0 comments

Recent Posts

See All