Lo que no sabías del multitasking

¿Eres una buena multitasker? Años atrás el multitasking (o la ejecución de múltiples tareas al mismo tiempo) era el furor en el campo de la productividad. Hoy en día, hacer dos cosas al mismo tiempo se considera el camino más directo a hacer dos cosas mal. Sin embargo, como en toda regla, aquí también hay excepciones.

¿El multitasking te trae de cabeza? ¡Practica el multitasking positivo!

Actualmente, el multitasking es considerado como una de las estrategias más opuestas a la productividad. Está comprobado que el cerebro no puede enfocarse en más de una tarea a la vez y que, lejos de hacerte más eficiente, el multitasking te hace perder tiempo y cometer errores graves con más frecuencia.


Cuando estás inmersa en resolver múltiples tareas simultáneamente, tu cerebro se enfoca en la primera y pasar a otra no es ni rápido ni fácil porque al cerebro le toma tiempo desconectarse de la primera tarea y enfocarse en la segunda y si le agregas una tercera, ¡ni hablar! Ahora bien, el multitasking tiene otra cara, una cara mucho más benevolente que sí te ayuda a ser más productiva.


Imagínate que tu cerebro funciona en dos canales paralelos y cada uno de esos canales requiere diferente atención. Si haces dos actividades que requieren que tu cerebro utilice el mismo canal de atención, el resultado es un multitasking negativo. Si, por el contrario, requiere el uso de canales de atención diferentes, el multitasking puede ser positivo.


¿Confuso? Permíteme ponerte ejemplos:


Multitasking negativo

Leer textos mientras conduces en la lluvia

Responder emails durante una reunión por Zoom

Mantener una conversación por teléfono mientras tu bebé llora


Multitasking positivo

Ver televisión mientras tejes

Escuchar música mientras te ejercitas

Escuchar un podcast mientras cocinas


El multitasking negativo no solo te hace cometer más errores y minimiza tu oportunidad de terminar eficiente y efectivamente tus tareas, también aumenta tus niveles de estrés y ansiedad y tu intención de ahorrar tiempo “matando dos pájaros de un tiro” se verá mermada. Al escoger dos actividades compatibles, el multitasking positivo te traerá calma y te sentirás más productiva al final del día.

Repite: Sí hay tiempo.

Lo importante para ejercer el multitasking positivo es combinar una actividad que requiera enfoque (conversar) con una que puedas hacer mecánicamente (ordenar tu escritorio), de esa forma evitarás presionar a tu cerebro a hacer algo que no puede hacer. Así que la próxima vez que quieras mitigar el tedio de limpiar tu casa, súbele el volumen tu música favorita y convierte la limpieza en una tarea menos tediosa.


¿Cuál es tu opinión del multitasking ahora? ¡Cuéntame en los comentarios!


Si esta es tu primera vez leyendo mi blog, ¡bienvenida! Si ya has estado por aquí antes, ¡gracias por volver! Y para que no te pierdas ni una sola idea sobre cómo optimizar tu tiempo, sígueme en Instagram @organizing.concepts y únete a mi grupo en Facebook PowerGroup Organizing Concepts para ser parte de esta comunidad de mujeres extraordinarias.


Esta semana haz tiempo para ser feliz porque la felicidad hay que buscarla, no siempre viene sola.


Sheila :)

40 views0 comments

Recent Posts

See All