La diferenciación que salvó mi productividad

En un mundo donde múltiples estímulos compiten por nuestra atención, donde queremos estar al tanto de todo porque tememos perdernos de algo importante, donde tenemos tanto que hacer que no hay tiempo ni para pensar y donde todo a nuestro alrededor es importante, ¿cómo discernimos entre qué es vital y qué es trivial?


Diferenciar entre lo vital y lo trivial es la única forma de avanzar tus metas.

Hace un tiempo atrás esta diferenciación entre lo trivial y lo vital no era tan evidente para mi. Mi enfoque estaba en aprovechar cada oportunidad que se me presentara y poner lo mejor de mi por hacer todo tan cerca de la perfección como me fuera posible. Era dueña de un pequeño negocio, tenía una participación en una franquicia, representaba una marca de joyería venezolana en Houston, era COO voluntaria en una fundación y era mentora de una niña en mi distrito escolar. Por varios años estos proyectos coincidieron en agenda diaria.


Evidentemente, mi atención estaba dividida entre demasiadas actividades. Sentía que hacía de todo y a la vez no hacía nada; nada avanzaba al nivel del esfuerzo que yo estaba invirtiendo. Hasta que llegó el día en que me di cuenta que algo debía cambiar drásticamente, pero ¿qué? La falta que enfoque me agobiaba y sentía que la corriente de actividades me arrastraba alejándome más y más de la orilla.


Cuando finalmente me tomé el tiempo de reflexionar, descubrí lo que debía hacer y la pregunta cambió a ¿cómo lo hago? Todos mis proyectos me apasionaban, sentía que todas esas actividades eran parte de mí y cada una me aportaba algo importante y ahora yo misma me estaba exigiendo escoger solo una. No fue fácil, pero sí lo correcto. Seguir involucrada con tantos proyectos no era productivo, por el contrario, era contraproducente y no beneficiaba a nadie -y mucho menos a mi.


En el transcurso de 15 meses me despedí de todos mis proyectos excepto mi pequeño negocio y la mentoría (aunque luego la pandemia se encargó de cancelarme también ese). Ahora estoy dedicada únicamente a mi negocio de asesorías de optimización de tiempo y productividad y realmente la diferencia es notable. No solo siento que estoy avanzando en un proyecto que me apasiona increíblemente y me permite ayudar a otras mamás a conseguir el tiempo para sus propios proyectos, sino me ha permitido aprender y salir de mi zona de comodidad una y otra y otra vez.


¿Por qué te cuento esto? Pues porque es un ejemplo perfecto de cómo aportamos mucho más valor cuando nos enfocamos en lo esencial, en lo que aporta más valor a nuestra vida. Con esto no quiero decir que los otros proyectos no eran importantes porque sí lo eran, pero no avanzaban mi objetivo de vida. El que escogí reúne todos los beneficios que derivaba de los otros. En esta transición descubrí lo importante que es enfocar mis energías en lo esencial y dejar de lado lo demás.


Cuando todo es importante, escoge lo esencial.

Cuando tienes una lista de cosas por hacer, sean grandes proyectos o pequeñas diligencias, analiza qué es esencial para ti y qué no lo es. Qué le agrega valor a tú vida y qué es solo ruido disfrazado de valor. Dispersarte entre mil cosas no es la mejor manera de tener control sobre tu agenda. Analiza lo que estás haciendo o quieres hacer y toma decisiones. Estas decisiones no siempre van a ser obvias o fáciles, pero son imprescindibles para crear una vida que cuenta.


Hay muchas cosas que a simple vista parecen importantes, pero si las ves detenidamente te darás cuenta de que están allí simplemente por costumbre, porque benefician a alguien más o porque siempre las has hecho y se han hecho invisibles y rutinarias. Detéctalas y elimínalas; te estarás quitando un gran peso de encima.


Después de esa reformulación de mis prioridades, me he convertido en minimalista con mi tiempo. Mi tiempo (igual que el tuyo) es valioso y no me interesa malgastarlo en cosas que no me aportan valor. Hay mucho que quiero hacer y por ende escojo ser selectiva. Aprender a diferenciar lo esencial de lo trivial salvó mi productividad (y mi sanidad mental).


¿Consideras que tiene valor ser minimalista con tu tiempo? Déjame tus comentarios, me interesa conocer tu opinión. Gracias una vez más por leerme y espero que esta semana logres enfocarte en lo importante para lograr una vida que cuenta.

  • Facebook - Grey Circle
  • Pinterest
  • Instagram

2020 Made with 💚