Claridad: la inversión que mejor paga

¿Cuándo fue la última vez que bloqueaste tiempo para hacer nada? Supongo que, si eres como la mayoría de las mujeres, la respuesta es nunca. Bloquear tiempo para permanecer a solas sin que tu cerebro reciba ningún estimulo externo puede hacer maravillas por tu creatividad y tu productividad porque tu mente necesita espacio para asimilar y procesar información. Sin embargo, rara vez nos damos ese espacio.

Bloquea tiempo para estar a sola con tus pensamientos: tu productividad te lo agradecerá.

Los expertos en productividad comparten cantidad de información valiosa sobre cómo ser eficiente en el trabajo y en la vida y la mayoría son estrategias confiables y probadas que sin duda te ayudan a avanzar tus objetivos. Sin embargo, hay un secreto de productividad que poca gente revela: la soledad.


¿Qué es la soledad? La soledad es el arte de permanecer en calma y en silencio por un tiempo determinado. Hoy en día estamos más interconectados que nunca y, sobre todo cuando la escuela y la oficina están en casa, es prácticamente imposible encontrar tiempo para estar en silencio con nuestros pensamientos. Es por eso que debes ser asertiva e intencionalmente bloquear el tiempo para hacerlo. Para mi, el mejor momento es muy temprano en la mañana, antes de que mi mundo comience a despertar.


Advertencia: no confundas soledad con aislamiento. Estar a solas con nuestros pensamientos es intencional y tiene un propósito; no es lo mismo que aislarnos y sentirnos solas.


No estamos acostumbradas a la tranquilidad como estrategia para aumentar nuestra productividad; por el contrario, la sociedad considera inaceptable que estemos sin hacer nada y nos presiona para que estemos constantemente activas. Y hasta tememos y evitamos estar a solas con nuestros pensamientos.


La tranquilidad se ha vuelto un lujo que no sabemos cómo manejar. Hoy en día, con los niños en casa y el trabajo remoto como la norma, la soledad se ha vuelto efímera, aunque más necesaria que nunca. Pero, aun antes de la pandemia, no estábamos abiertas a considerarla. Evidentemente, bloqueas tiempo para pensar en estrategias y planificar objetivos, pero esto es diferente. Esto es bloquear tiempo para permitir que tu mente fluya libremente.


Seguramente te estarás preguntando, ¿cómo puede “hacer nada" incrementar mi productividad? Bueno, lo creas o no, estar en calma es una práctica constructiva y beneficiosa. Tomarte el tiempo para desvincularte de la sobrecarga de información que te rodea y hacer un esfuerzo por no estar ocupada por un rato se traduce en una mayor productividad. Da un paseo y disfrutar de la naturaleza, los cielos azules, o la lluvia. ¡Desconéctate!


Elegir el mejor momento para estar a solas con tus pensamientos es esencial. Elige un momento en el que nadie te esté esperando para hacer otra cosa; planea tiempo para desvincularte realmente de tu trabajo y dejar que tu mente fluya en cualquier dirección.

Todos los cambios de rutinas del último año te han dejado estresada. La ventaja es que esta disrupción ofrece una oportunidad de cambio, para probar cosas nuevas. Por lo tanto, haz tiempo para disfrutar y apreciar los caminos de tu pensamiento. No te angusties por quedarte en calma por un rato; es tiempo bien invertido y tu productividad lo confirmará.


¿Practicas estar en calma y silencio regularmente? Comparte tu experiencia para que todos podamos aprender un poco más sobre esta práctica.


Si esta es tu primera vez leyendo mi blog, ¡bienvenida! Si ya has estado por aquí antes, ¡gracias por volver! Y si no quieres perderte ni una sola idea sobre cómo optimizar tu tiempo, sígueme en Instagram @organizing.concepts y únete a mi grupo en Facebook PowerGroup Organizing Concepts para ser parte de esta comunidad de mujeres extraordinarias.


Esta semana haz tiempo para ser feliz porque la felicidad hay que buscarla,

no siempre viene sola.


Sheila :)




Recent Posts

See All