6 tipos de listas que te ahorran tiempo

Una de mis estrategias de ahorro de tiempo más confiable es la estandarización de actividades rutinarias tanto como sea posible. La estandarización facilita la toma de decisiones sobre tareas repetitivas que no requieren mucha energía mental y las listas son herramientas valiosas que aseguran la efectividad de esta estrategia. ¿Sabes cuáles listas debes crear para ser realmente eficiente? ¡Sigue leyendo!


Crear listas estratégicas es una forma efectiva para organizarte y ahorrar tiempo.

Uno de los muchos beneficios de las listas es que son totalmente adaptables a tus necesidades. Otro beneficio es que son versátiles y puedes crear listas para cualquier proyecto. Por otro lado, si no eres estratégica en la creación y uso de tus listas, te sentirás más abrumada y frustrada que nunca. Crea tus listas con un propósito definido; cuántas crees y cómo las utilices depende de ti, si te funcionan y te ayudan a ser productiva están bien.

Estos son algunos ejemplos de listas que puedes utilizar para disparar tu productividad:

1. Pendientes. Esta es la lista más básica. Aquí anotas las tareas pendientes a medida que van surgiendo, en ningún orden en particular ni fecha de entrega. El objetivo es tener un lugar conveniente donde anotar ideas o acciones para que no se te olviden. Depura esta lista con frecuencia para:

  • asegurarte de que todo lo que aparece listado sigue siendo importante

  • agregar las nuevas tareas que van surgiendo

  • asegurarte de que tu lista es realista

La lista de pendientes tiene fans y críticos por igual. Los críticos alegan que causan frustración porque pueden convertirse rápidamente en un recordatorio de tareas no hechas (esto es cierto si la lista no es realista). Si una tarea ha estado listada por más de una semana y no la has abordado, pregúntate: "¿Realmente necesito hacer esto?". Si lo has estado postergando, intenta dividir esa tarea en sub-tareas para que sea más fácil comenzar. Se estratégica sobre lo que anotas y mantienes en la lista.

2. Agenda. Una vez que tu lista de pendientes está depurada y las prioridades están claras, transfiere las tareas a tu agenda (digital o papel) con fechas y horas de inicio y fin para tener una representación visual de qué tienes que hacer y cuándo.

3. Recurrentes. Esta lista te puede tomar más tiempo, pero una vez que esté completa te ahorrará un montón de tiempo (¡y dinero!). Un buen ejemplo de una lista de tareas recurrentes es la lista para empacar. Cada vez que viajas empacas más o menos los mismos artículos, entonces, ¿por qué pensar en qué empacar cada vez que viajas? Guarda una copia de tu lista en cada maleta y así te aseguras de que nada quede por fuera. Descarga una plantilla aquí. Otras listas de tareas recurrentes pueden ser la del supermercado, la de regalos a seres queridos y la de artículos de oficina.

4. Mantenimiento. ¿Cuántas veces has perdido tiempo tratando de recordar cuándo fue la última vez que cambiaste los filtros del aire acondicionado? Es preferible hacer una lista de todas las tareas de mantenimiento del hogar que debes hacer en el año con sus fechas de vencimiento y referirte a ella a principios de cada mes para asegurarte de que tienes todo lo que necesitas para el mantenimiento de ese mes (filtros de aire, abono para el jardín, cita para la fumigación, etc.). Una manera aún más fácil es crear una lista digital y configurar recordatorios en tu teléfono.

5. Hábitos. Cuando quieres crear un hábito nuevo es importante llevar un registro de tu progreso para mantenerte motivada (esta también la puedes llevar en papel o con una app, dependiendo de tu preferencia). Mantén tu lista en un lugar que sea fácil de ver y marca tu progreso regularmente. Puedes descargar una plantilla aquí.


¡Se creativa con tus listas!

6. Prioridades. Esta debe ser tu lista más corta. Cada mañana, reflexiona sobre tu día y piensa en tres o cuatro tareas de alto valor que puedes completar y que te harán sentir productiva al final del día. Enfócate en esas prioridades antes de cualquier otra tarea.

Aquí hay otras listas que también te pueden resultar útiles:

  • Lista de suscripciones: Lista todas tus suscripciones (digitales e impresas) con fechas de vencimiento y costo y así estarás al tanto de las renovaciones automáticas y podrás decidir con tiempo si renovar o cancelar.

  • Lista de entretenimiento: Mantén una lista de los libros que quieres leer, las películas que quieres ver y los restaurantes que quieres visitar. Así a la hora de decidir o escoger, ya sabrás dónde buscar.

  • Lista de posibilidades: Lista todas las experiencias que te gustaría vivir cuando tengas la oportunidad. Desde tomar un café con una amiga especial, hacer un tour de comida internacional en tu ciudad o viajar a un lugar exótico, esta lista incluye todos tus sueños sin importar lo improbables o convencionales que puedan parecer ahora.

Una vez creadas estas listas, ¡utilizalas! Ubícalas en lugares convenientes y refiérete a ellas con frecuencia; una lista de verificación magistral guardada en una gaveta no funcionará.

¿Le ves beneficio a crear listas? ¿O sientes que son mucho trabajo para nada? ¡Me encantaría saber tu opinión! Déjame tu comentario abajo. Gracias por leer mi post y haz tiempo esta semana para una vida que cuenta para ti.

  • Facebook - Grey Circle
  • Pinterest
  • Instagram

2020 Made with 💚