5 señales de que necesitas pedir ayuda

Pedir ayuda es difícil, sin embargo, es una práctica fundamental para optimizar tu tiempo y aumentar tu productividad. Una y otra vez escucho a mis asesoradas decir “Es que me cuesta mucho pedir ayuda” y me pregunto, ¿por qué nos cuesta tanto a las mujeres pedir ayuda?

Pedir ayuda es una señal de que tienes tus prioridades claras.

No pedimos ayuda porque pensamos que debemos hacerlo todo. Las mujeres estamos tan acostumbradas a ocuparnos de todo que no nos damos cuenta de cuánto nos perjudica no saber escoger nuestras batallas y ni siquiera consideramos la posibilidad de buscar ayuda.


Si te sientes identificada, aquí te dejo 5 indicadores de que es hora de que pidas ayuda y soluciones que puedes implementar desde ya:


No respetas tus prioridades. Si estás siempre apagando fuegos pierdes de vista tus prioridades y reaccionas a lo que sucede a tu alrededor en vez de actuar estratégicamente. Si esto te sucede es porque estás atrapada en un espiral y no sabes salir de él.


Solución: Decide qué puedes hacer solo tú y qué puede hacer alguien más. Delega todo lo que no requiera específicamente de tu talento y habilidad. Si te da pena pedir ayuda, ofrece turnarte con una amiga o con tu pareja, ellos te ayudan con algo hoy y tú les ayudas con algo mañana. En la oficina, decide quién tiene las destrezas apropiadas para ciertas tareas y distribuye lo pendiente en base a esas destrezas individuales.

Pasas el día de mal humor. Si alguien te hace una simple pregunta y de tu boca sale una respuesta más agresiva de lo necesario, sabes que has llegado a tu límite. Pasar el día corriendo de un lado al otro es agotador y peor aun cuando no ves la luz al final del tunel.


Solución: Tienes que conseguir el tiempo para ti. Y si piensas que es más fácil decirlo que hacerlo, te equivocas. Haz turnos con tu pareja donde él o ella se encargue de los niños por unas horas a la semana y tú tengas ese tiempo para ti. Otro día será el turno de tu pareja de disfrutar de ese tiempo de tranquilidad mientras tú te haces cargo de los niños. Eso sí, utiliza ese tiempo en una actividad que te recargue las baterías.

Pierdes la paciencia con facilidad. Es fácil exasperarse cuando el resto del mundo amanece más lento que tú. Tienes tantas cosas que hacer y tan poco tiempo para hacerlas que pierdes la paciencia cuando los demás no se acoplan a tu prisa. Te exasperas porque pretendes hacer mucho en poco tiempo.


Pedir ayuda no es fácil, pero lo lograrás.

Solución: Sé realista cuando creas tu lista de pendientes y toma en cuenta que el día tiene un número finito de horas. Escoge lo que es necesario hacer hoy y lo que solo tú puedes hacer. Busca ayuda para el resto.

Pasas el día agotada. Si no tomas descansos frecuentes durante el día te la pasarás cansada. Muchas veces no descansas porque quieres hacer más cosas en el día; ese es un error. Descansar te ayuda a pensar con mayor claridad, a enfocarte mejor y a ser más creativa.


Solución: Aplica la técnica Pomodoro y toma descansos de 5 minutos cada 25 minutos de trabajo; cada dos horas, toma un descanso de 20 a 30 minutos. Así estarás garantizando tiempo suficiente para que tu mente se despeje. No es cuestión de trabajar más, es cuestión de trabajar mejor.

No tienes tiempo para tus actividades básicas. Comer, ejercitarte y dormir deben ser actividades no negociables. Si piensas que reducir tus horas de sueño, ejercicios y comida te hará más productiva, te estás engañando a ti misma.


Solución: Eleva estas tres actividades (comer, dormir y ejercitarte) al nivel de prioridades; es decir, actividades no negociables para las cuales debes bloquear y proteger espacio en tu agenda; de otra forma, tu nivel de energía disminuirá y te tomará más esfuerzo completar tus tareas pendientes.

Las mujeres más exitosas saben cuándo pedir ayuda. Pedir ayuda NO es señal de debilidad, es señal de que tienes tus prioridades claras. Si no estás acostumbrada a pedir ayuda o lo ves como una señal de debilidad, no te va a ser fácil comenzar, pero si tienes claras las razones y, sobre todo, tus prioridades, lo lograrás.


¿Por qué se te dificulta pedir ayuda, aunque sepas que no puedes con todo? Cuéntame en los comentarios. Si es tu primera vez leyendo mi blog, ¡bienvenida! Si ya has pasado por aquí antes ¡gracias por volver! Si quieres más ideas para optimizar el uso de tu tiempo, sígueme también en @organizing.concepts. Y si te gustó este contenido, te invito a comentar y a compartirlo con otras personas que se puedan beneficiar de él. ¡Feliz y productiva semana!



Recent Posts

See All
  • Facebook - Grey Circle
  • Pinterest
  • Instagram

2020 Made with 💚